Sesión para pocos

Tal como lo adelantamos hace dos días, la apertura de sesiones no fue abierta al público.

El lunes adelantábamos, por charlas que tuvimos con distintos encargados de la organización, que la apertura de sesiones no sería abierta al público en general por una cuestión de capacidad.

Ayer, varios medios se hicieron eco de las declaraciones del presidente del Concejo, Jorge Muela, desmintiendo a este portal y diciendo que la sesión sería pública y abierta.

La primera muestra de que no mentíamos fue la gran cantidad de policía en la puerta de la confitería La Strada, ingreso obligado para el Salón de los Espejos donde eligieron hacer la sesión.

Al ingresar, dos mujeres de Ceremonial del municipio, con listado en mano preguntaban nombres a los que intentaban ingresar. Dentro del recinto, la situación era la misma que describimos en los días previos: 120 sillas, 60 para instituciones y 60 para funcionarios y familiares de funcionarios. Quedaban unos 30 lugares de gente parada, sin silla en el fondo del salón.

Los partidos no movilizaron militantes, lo que hizo que no hubiera incidentes en el ingreso, de todas maneras, se pudieron ver unos pocos militantes radicales, y sobre el final algunos militantes peronistas.

No me dejaban entrar, cuando dije que iba a la confitería me dejaron pasar y pude entrar al recinto”, contó un militante a este portal.

Una de las críticas principales de la oposición al oficialismo fue precisamente la organización de este acto, por la gran cantidad de policía (hasta vino infantería de Junín) y por la poca capacidad para que el público pudiera ver este acto de apertura de sesiones.