Polémica en Tucumán: obligada a ser madre

Contra su voluntad, le practicaron una cesárea a la menor de 11 años abusada.

Este miércoles a la madrugada, el Ministerio de Salud Pública de Tucumán obligó a parir a la nena de 11 años, violada por la pareja de su abuela, después de dilatar el pedido de interrupción legal del embarazo (ILE) solicitado por la menor y su familia, con argumento de que se procure “salvar las dos vidas”, según un comunicado emitido el martes por la noche, horas antes de que se le practicara una cesárea a la nena.

“El Sistema Provincial de Salud de la Provincia de Tucumán (SIPROSA), notificó esta noche a la directora del Hospital “Eva Perón”, Dra Elizabeth Avila, que proceda a dar cumplimiento al oficio emitido en el día de la fecha por la jueza civil en Familia y Sucesiones de la Va Nominación, Dra Valeria Judith Brand, el cual consigna que “en atención a la innecesariedad de judicialización” y en función de lo peticionado por la niña y su progenitora y -según el oficio- “ conforme (a la) doctrina pacíficamente aceptada emanada del fallo FAL”, se continúen los procedimientos necesarios  en procura de salvar las dos vidas”, fue comunicado que generó malestar entre las personas que defienden los derechos de la chica a la que se la conoce públicamente como “Lucía” para resguardar su identidad.

Por su parte, Abogadas y abogados del noroeste argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes) salió rápidamente a repudiar los acontecimientos. “Esta noche se practicó una cesárea a la niña de 11 años víctima de violación y se encuentra fuera de peligro. La práctica no fue la solicitada. Se seguirá con las medidas necesarias porque Si.Pro.Sa es responsable. Preocupa la presencia de agentes del Ministerio Público fiscal durante la implementación del procedimiento, solicitando datos personales de quienes lo practicaron. El aparato estatal, con su dilación y manipulaciones, lleva a situaciones límite que revictimizan a la niña y repiten una y otra vez el ejercicio de la violencia”, tuiteó la agrupación.

Además, la Campaña por el Aborto Legal regional Tucumán convocó a una marcha para el miércoles por la tarde para repudiar el accionar del Ministerio y para pedir las renuncias de Rossana Chahla (ministra) y de Gustavo Vigliocco (secretario ejecutivo).

En enero, Soledad Bazán de 36 años, madre de una niña de once años, denunció en la Unidad Regional Este de la provincia que su hija fue abusada sexualmente por Eliseo Víctor Amaya, de 65 años, quien es la actual pareja de la abuela materna de la menor y producto de esa violación la menor quedó embarazada.

HISTORIA:

Según el relato de la madre, el acusado aprovechó la oportunidad para abusar de la menor de edad, cuando quedó solo con ella en la casa donde vive junto a su abuela, ubicada en la comuna 7 de Abril, en el departamento de Burruyacú, al noreste de Tucumán.

Al tomar conocimiento de lo sucedido, la mujer llevo a la víctima a un Centros de Atención Primaria de Salud (Caps) de la zona, donde le confirmaron que la menor está embarazada de 16 semanas.

Fuentes vinculadas a la investigación señalaron que el detenido es empleado público de la comuna, donde vive y atacó a la menor de edad.

Según consta en su historial clínico, la menor le pidió a la psicóloga del hospital Eva Perón que le saquen “esto que me puso adentro el viejo”. 

La menor estaba bajo tutela de la abuela materna luego de que la madre de la niña perdiera la custodia porque su novio llegó a abusar de sus dos hijas mayores. 

A la menor le detectaron el embarazo el 23 de enero en un Centro de Atención Primaria de la Salud, de la localidad de Siete de Abril, departamento de Burruyacú y el 31 de enero la derivaron al Hospital del Este Eva Perón, en las afueras de San Miguel de Tucumán.

Según informaron, la menor ingresó por “autolesiones”, porque la niña tuvo intentos de suicidio, como consecuencia de las vivencias que está atravesando, según confiaron fuentes judiciales. 

FUENTE: DIARIO REGISTRADO