“No somos parte de una farsa”

Desde el espacio que llevo como candidato a intendente a Enrique Chilano, explicaron los motivos por los cuales no fueron a la reunión convocada por Víctor Aiola.

El intendente Víctor Aiola convocó, el pasado viernes, a una reunión con quienes habían sido sus contrincantes en las elecciones generales del 27 de Octubre. Al encuentro fueron, Ricardo Ciminelli del Frente de Todos y Fabian Sanchez de Consenso Federal.

El candidato de la izquierda, Enrique Chilano, no asistió a esa reunión, y desde el espacio al que pertenece, explicaron los motivos con la siguiente solicitada:

En estos 4 años Aiola ha demostrado ser un delfín de Macri y Vidal. Como denunciamos durante toda la campaña, su mandato estuvo al servicio del ajuste, los tarifazos y los negocios con la obra pública. No sólo no ha resuelto las demandas más urgentes de la clase obrera (salarios municipales de miseria, lluvia de tercerizados y monotributistas, despidos y suspensiones, etc) sino que además ha sido el brazo ejecutor, en consonancia con los gobernadores e Intendentes de todo signo político, del rumbo entreguista y endeudador que Cambiemos profundizó desde el 2015.

Con presupuestos destinados al pago de una deuda usuraria e impagable, han sobreendeudado al Municipio y la Provincia. Con el aval del PJ han co-gobernado para los bancos, el FMI, la Unión Industrial y la clase capitalista también responsable de este fracaso.

Asimismo, la convocatoria que se nos remite carece de un temario que indique cuáles son los temas que serán tratados en dicha reunión. En este cuadro de crisis política y económica (entramos en el 9no default de la historia) se nos convoca como “oposición razonable” para que le lavemos la cara a un régimen social responsable de esta masacre social que los trabajadores, jubilados y estudiantes de Chacabuco enfrentamos. Es la versión local del “pacto social” que Alberto Fernández prepara a nivel nacional, congelando salarios, entregando conquistas históricas de la clase obrera y evitando que salgamos a las calles, con la unificación de la CGT y la CTA como garantía, en nombre de que “todos tenemos que hacer un esfuerzo” para salir adelante.

Para el Frente de Izquierda UNIDAD la salida pasa por otro lado. Comenzando por la ruptura con el FMI y el no pago de una deuda usuraria que convierte al país en Colonia y lo sumerge a una miseria mayor mes a mes. Necesitamos nacionalizar la banca y el comercio exterior, para evitar la fuga de capitales y poner el ahorro nacional al servicio de las necesidades populares.

Hay que nacionalizar los servicios y prohibir despidos y suspensiones, ocupando toda fábrica que cierre o despida.

El aborto debe ser legal, seguro y gratuito. Se tiene que cumplir la ESI en todos los niveles de la mano de la separación de la Iglesia y el Estado, y se deben aplicar políticas de género para evitar nuevos femicidios. En Chacabuco ocurrieron dos en el término de un año, en un escenario propiciado por las cientos de denuncias por violencia de género que jamás prosperan en la comisaría. Las muertes de las vecinas no parecen importarle al intendente, ya que no se ha generado, ni antes ni a partir de esos hechos, ninguna política tendiente a mejorar la calidad de vida de las víctimas. Tanto los centros de salud como el área y la comisaría de la mujer no son entidades capacitadas para recibir mujeres en situaciones de vulnerabilidad, generando un círculo de revictimización constante en quienes sufren las múltiples formas de la violencia de género.

En una ciudad en la que el área de la mujer no cuenta con presupuesto propio ni personal idóneo, donde los fondos desaparecen, y el refugio no funciona como debería, las mujeres no son un tema relevante en la agenda municipal.

Lejos de discutir estos temas, Aiola, Chiminelli y Sánchez se sacan una foto para la tribuna, conscientes de que comparten la misma agenda de ajuste y sumisión al FMI, como lo han demostrado incluso en el debate del Círculo de Periodistas.

Saludamos la rebelión popular en Chile, precisamente contra el ajuste del Fondo y los residuos del régimen de Pinochet. Apoyamos las revueltas en Ecuador, Colombia y Haití. Ese será, más temprano que tarde, el presente que vivirá Argentina y que a nosotros nos encontrará en la calle, organizando a la clase obrera para que la crisis la paguen los capitalistas y conformemos un gobierno de trabajadores”.

Frente de Izquierda UNIDAD

Partido Obrero – PTS –  MST – Izquierda Socialista

2 Responder a ““No somos parte de una farsa”

Deja un comentario