“Mi mamá no se pudo despertar para contar la verdad”

Las hijas de Sonia Ponce pidieron hablar con Chacabuco en Red para dar su versión del caso.

El pasado 27 de abril, ocurrió un episodio de violencia en una vivienda de calle Mármol en el que Sonia Ponce sufrió quemaduras en su cuerpo que obligaron a su internación en el Hospital Municipal del Carmen.  

Unos días después fue derivada al Hospital Interzonal de Junín, donde falleció el pasado viernes 8 de mayo. La Justicia y la Policía, intentan probar que se trató de un femicidio y que el culpable es la pareja de Sonia, Raúl Funes.

Ayer, dos de las hijas del matrimonio pidieron a Chacabuco en Red una entrevista para dar su versión de los hechos. Nos recibieron en su casa y comenzaron relatando:

“Esto se remonta a hace un año y medio atrás donde hubo un problema de infidelidad. Mi mamá tomaba medicación por tema de depresión y decidía ella misma cuando comenzar un tratamiento y cuando terminarlo. Tuvo un estrés post traumático luego de ese hecho. En 45 años de casados nunca habían pasado por una situación así”.

“A ella la diagnostico el Doctor Fernando González con quien tuvo una sola consulta, con estrés post traumático y esquizofrenia. Además, nos informó que cuando estaba con su pareja ella no era consciente de lo que hacía. Podía atentar contra su vida o contra la vida de su pareja”.

Luego contaron que realizaron “muchas denuncias y pedimos mucha ayuda porque lo encontramos a mi papá golpeado y llorando. Fuimos testigos de que ella quiso prender fuego la casa dos veces. No la culpamos, pero sí pedimos ayuda judicial con el juez Jorge Luna. Nos tomaron las denuncias, pero nunca nos permitieron hablar con él. Lo que queríamos era que nos brinden un apoyo para que ella pueda tener un tratamiento psicológico y psiquiátrico”.

Con respecto a las denuncias que pesaban sobre su padre, dijeron que “mi mamá lo denunció varias veces a mi papá, pero a la hora iba y retiraba la denuncia. A veces hasta iban los dos juntos. Dos veces logramos intervenir para que se separaran, mi papá había tomado la decisión de irse, pero ella lo detenía para que no se vayan. Había perimetrales, pero igual seguían viviendo bajo el mismo techo”.

Uno de los motivos por los que pidieron nota con este medio es por los calificativos que, dicen, circularon por redes sociales

“No están juzgando este hecho con los calificativos que corresponden. Lo que nosotros pedimos es que le hagan un perfil psicológico a mi papá. Él no tiene las características de una persona que pueda matar a alguien”.

Luego reiteraron que fueron al juzgado “para que tomaran medidas pero nunca nos atendieron. A nosotros el tema se nos estaba yendo de las manos. Con el tema de la pandemia nosotros creímos que al estar juntos podían recomponerse, pero con una persona que necesita tratamiento se hace difícil”.

Sobre su madre dijeron que “se relacionaba perfectamente con la comunidad, el problema lo tenía con mi papá, era una relación enfermiza. Por eso pedimos siempre una contención, pero nunca la tuvimos. Tampoco quería ir al psicólogo”.

Al preguntarles por el episodio que derivó en la muerte de su mamá dijeron que tienen la versión de su padre. El cuenta que estaban cenando y tuvieron una discusión, que ella después se levantó y se fue a la habitación. “Mi papá al rato preparó unos mates y le fue a llevar, era normal que pase eso. Después de que tenían una discusión, era como para amigarse y cuando entra a la habitación la encuentra sentada y rociada con un líquido. Y ahí se prendió fuego. Mi papá tomó una manta y la cubrió, él tiene quemaduras en sus brazos. Inmediatamente llamó a mi hermana mayor que fue la que me avisó a mí y a la ambulancia”.

“Mi papá nos había contado varias veces situaciones de violencia de mi mamá hacia él. En comisaría de la mujer también hay una denuncia de él hacia ella. Pero siempre quiso preservarla. Las discusiones siempre eran por el tema de la infidelidad. Ella siempre le recriminaba eso, el día del hecho pasó lo mismo”.

“A nosotros nos tomaron declaración. Lo que queremos es que evalúen todas las denuncias que nosotros hicimos y que en el juzgado nunca nos recibieron. Mi papá es un adulto mayor, tiene EPOC, problemas de circulación y una úlcera. Él esperaba que mi mamá despierte para que cuente la verdad”.

“La gente tiene que saber que nosotros hicimos todo lo posible por ayudarlos, pero nunca nos recibieron ni nos dieron una mano en ningún lado. Los únicos que nos ayudaron son los que nos conocen. Pero mucha gente nos tildó de asesinos hasta a nosotros y eso nos duele mucho porque no saben lo que pasó”.

Tienen que entender que mi mamá no se pudo despertar para contar la verdad”, dijeron para cerrar.

Raúl Funes se encuentra alojado en la Unidad Penitenciaria 49 de Junín a la espera del Juicio.

2 Responder a ““Mi mamá no se pudo despertar para contar la verdad”

Deja un comentario