La leche, un bien de lujo en nuestro país

¿Por qué hay escasez de leche?

Argentina, un país que tiene la capacidad para alimentar a más de 400 millones de personas, hoy sufre la escasez de leche, uno de los bienes mas preciados y necesarios para todos los habitantes, en especial, los más chicos. Esto, siendo el país ubicado en el puesto 11 en cantidad de litros producidos, el segundo en América Latina.

Y no solo eso, sino que la Leche que hoy encontramos en las góndolas de los supermercados, tiene un precio demasiado elevado, el segundo más caro en todo el mundo.

¿A que se debe todo esto?

Dentro de nuestro territorio, existes dos grandes empresas, que manejan el monopolio de leche fluida en el mercado interno: La Serenísima y San Cor. Estas empresas son las que fijan el precio de los productos lácteos, incluida la leche, que circula en el mercado, haciéndolo en forma monopólica.

Hoy en día, la leche que producen los tambos (productores primarios) (los pocos que quedaron) no disminuyó con respecto al año 2018, por eso no se explica la escasez de leche fluida que se ve hoy en el mercado.

¿Entonces, por qué hay escasez?

Debido al ultimo aumento del precio de leche que recibieron los productores tamberos, que hoy cobran alrededor de $11.50 por litro, (dependiendo de la calidad de la leche entregada), las empresas pretenden trasladar dicho aumento al precio final de la leche fluida y por eso recurren a la falta o escasez del producto, que es algo especulativo, ya que la leche en realidad está, solo que no sale al mercado. Recordemos que en las góndolas, el precio de la leche varia entre unos $38 a $55, dependiendo la variedad, pero parece que esto no es suficiente para las empresas.

Otra realidad es que estas empresas argentinas, hoy no compiten en el mercado internacional debido a la abundante cantidad de leche que produce la Comunidad Económica Europea, o sea, está sobrando leche en el mundo. Para poder competir en este mercado, tendrían que bajar demasiado el precio de la leche, cosa que no les conviene. Por esto recurren hoy a la venta en el mercado interno a un precio elevado.

¿Y el Estado?

Esta problemática afecta sobre todo a los sectores más vulnerables. Muchos de ellos, dependen de su consumo a través de la Red de Precios Ciudados o los propios comedores escolares. Las marcas o submarcas, ya que son de las mismas grandes empresas, y que se utilizan para estos programas, son las más económicas y por ende las que mas escasean. A su vez, hay innumerables quejas de los tamberos, que al igual que los productores de otros rubros reclaman la intervención del estado para ordenar la cadena de distribución y acomodar la distancia entre el precio que se paga a quien produce y el precio que cobra quien elabora, envasa y distribuye. Esto es una muestra más de la insensibilidad y la falta de compromiso del gobierno, quien hace oídos sordos o en peor de los casos, colabora con las propias empresas y monopolios, dándole la espalda a las necesidades de la mayoría de la población, que espera y desespera por una acción que lo beneficie y le permita subsistir.

Compartir:
  • 70
  •  
  •  

Deja un comentario