Junín | Un médico residente agredió a un anestesista luego de una cirugía

Debió ser internado.

El hecho se produjo el pasado lunes en el Hospital Interzonal Piñeyro y se originó tras una discusión verbal y de allí pasaron a tomarse a golpes de puños. Quien terminó maltrecho fue el anestesista que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en La Pequeña Familia, producto de la rotura del bazo y se recupera favorablemente en una habitación de la reconocida clínica.

Por este hecho hay una denuncia que realizó el cirujano (Residente, de 27 años) en fiscalía. Los investigadores tratan de buscar el motivo por el cual se originó semejante paliza.

El director del Hospital Interzonal, Sebastián Meneses, dijo que “ni bien enterado del hecho tomé contacto con el Director Provincial de Hospitales”, organismo “ante quien se solicitó la suspensión del profesional considerado supuesto agresor, hasta tanto la Justicia se expida. En primera instancia el Ministerio realizará un sumario administrativo y luego será la Justicia ordinaria la que se expida sobre el grado de responsabilidad de cada uno de los agentes y la pena que le toque afrontar”.
Sobre los implicados, Meneses dijo que “uno es un profesional extranjero residente en el país que cumplió todos los requisitos legales con la revalidación de su título en el país” mientras que “el anestesista cumple funciones en el hospital a través de un convenio entre las Asociaciones Profesionales del rubro con el Ministerio de Salud de la Provincia”.
Por último, expresó que “repudiamos todo hecho de violencia tanto para con el personal del hospital como hacia las personas que habitualmente concurren al establecimiento”.

Fuente: Grupo la Verdad.

2 Responder a “Junín | Un médico residente agredió a un anestesista luego de una cirugía

  1. Me enteré que el anestesista no estaba en el lugar, supongo que estaría de guardia y que cuando lo llamaron, decía que estaba ocupado y que no quería ir, al final, terminó yendo.
    Ya en el quirófano, molestaba al cirujano diciendole que se apure que tenía cosas que hacer, que parecía que tenía parkinson, que le temblaba la mano y cosas por el estilo.
    Terminada la intervención, se agarraron a piñas en el baño o vestuario y ahí el anestesista sufrió por un golpe en las costillas rotura del baso que terminaron sacándoselo..

Deja un comentario