¿Feminismo o debilidad mental?

Publicación pedida por María Eugenia La Rocca.

Honestamente no entiendo cuál es el beneficio de este actual furor por el “feminismo”…
No entiendo cuál es la razón por la cual algunas mujeres tienen la necesidad de andar gritando por la calle “¡SOY MUJER”! ¿Acaso sus rasgos físicos no lo demuestran? ¿Su aspecto? ¿Su actitud? ¿Su inteligencia, tampoco?
No entiendo su manifiesta intención de transformar este mundo en un “mundo feminista” para lograr la supremacía de ese género… ¿En verdad hay que salir a sostener que la mujer es mejor que el hombre? ¿Qué hacemos entonces con la igualdad entre los seres humanos?
No entiendo la evidente histeria femenina que colma las calles con pancartas para exigir “ABAJO EL PATRIARCADO”” o “MUERTE AL MACHO”… No logro detectar cuál es el cúmulo de frustraciones que las moviliza a semejante encono…
Personalmente creo que muchas mujeres que hoy se muestran tan enfrentadas al sexo masculino, no han cubierto sus expectativas. Parecen haber sido todas sometidas, maltratadas, menospreciadas,agredidas y hasta ignoradas…
Pienso que quizá muchas de ellas han tenido un desagradable vínculo con su padre y sospecho (cada vez más) que tampoco lograron “gozar” plenamente -al lado de uno, tres o quince hombres-, la suerte que encierra el relacionarse con alguien de otro sexo… Mujeres: ¿Por qué no prueban con otro hombre que las admire, que las respete, que la ame como y por lo que son, y sin necesidad de imponérselo?

Las veo llenas de odio. Resentidas. Fracasadas. Postergadas. Despechadas. Ensañadas… Con una imperiosa necesidad de salir a la superficie. Salir de ese oscuro pozo en donde arrojaron sus miles de virtudes. Su capacidad de considerarse mejor, su certeza de ser muchas veces superior -más fuertes- ¡y aún con la evidencia de una física diferencia!
Poniendo al descubierto su propia debilidad: enterraron su entereza. Su fortaleza. Su individualidad.Su autoestima. Su independencia. Y sumidas en un pozo oscuro, digo, “interrumpieron voluntariamente” su extraordinaria condición de ser mujer. Por eso creen hoy que el hecho de legalizar una práctica homicida que sólo ” a ellas” favorece, las va a emponderar frente a los hombres. Teniendo la voluntad de dar por terminado un embarazo y logrando que la justicia penal no las impute -y además con la tranquilidad de saber que el Estado se hará cargo de todos los gastos implicados-, se convencerán de ser “superiores” a los hombres… Fragilidad mental. Eso denotan.

Pretenden convencer a sus pares que los clamores “Si al aborto”, “Es mi cuerpo, yo decido”, “Elijo no ser madre”, son sinónimos de femineidad. Son indicativos del triunfo femenino.¡Qué paradoja! Es precisamente la capacidad de poder engendrar otra vida, lo que más cabalmente nos ubica en un lugar preponderante respecto del otro género. Es el hecho de querer ¡y PODER ser rmadres!, lo que más y mejor nos diferencia de los hombres. ¡Ese prodigio rubrica el genuino matriarcado! Si las supuestas feministas no lo entienden, allá ellas…

María Eugenia La Rocca

13080601

4 Responder a “¿Feminismo o debilidad mental?

Deja un comentario