¿Y ahora, Aiola?

Publicación pedida de Fuerza Peronista para la Victoria
Prácticamente no quedan municipios en la Provincia de Buenos Aires que no estén atravesados por los casos de aportantes truchos a las campañas electorales de Cambiemos. Por supuesto que Chacabuco no iba a ser la excepción, siendo el gobierno del Intendente Víctor Aiola un alineado total a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, sobretodo a la hora de cumplir órdenes sin importarles las consecuencias sobre nuestros vecinos. Mientras sigue en ascenso la cantidad de chacabuquenses que aparecen en la lista y aseguran no haber aportado ni un solo centavo, nos preguntamos,  dónde está el intendente Aiola, que en cada oportunidad en que puede insulta a la oposición, pero cuando tiene que darle una respuesta a los vecinos, se esconde, no da la cara, y pone en la guillotina a otros funcionarios para intentar salvar su propio pellejo, tal y como pasó con el caso de las viandas en el Consejo Escolar.
Los vecinos que aparecen en las listas y la ciudadanía en general merecen una respuesta por parte del Gobierno Municipal cara a cara, y no a través de escuetos comunicados que envían a través de los medios. Necesitan saber quién, por qué y bajo qué precio entregaron sus datos y robaron su identidad para aparecer como aportantes de Cambiemos. Si la responsabilidad es de la gobernadora Vidal y su gabinete pronvincial, como afirman, los vecinos necesitan que ustedes se pongan al frente del reclamo para que desde allí lleguen las respuestas correspondientes.    El Intendente, el mismo que niega entrevistas por meses a medios locales y que esconde a los funcionarios provinciales de la prensa, debiera ponerse al frente de esto. ¿A qué le tiene miedo? Tal vez durante todas estas horas estén pensando con qué discurso salir de aquí en adelante, ahora que el argumento de la “transparencia” fue atropellado por la realidad y sería vergonzoso seguir utilizándolo. Las denuncias a nivel provincial, y en la que están implicados chacabuquenses, son muy graves. Hay millones de pesos que no se pueden justificar, que nadie sabe quién los aportó, además del robo de identidad de cientos de beneficiarios de programas sociales, jubilados, y demás. Hay gente de nuestra ciudad que esta situación hasta les complicó su trabajo y tuvieron que dar explicaciones a sus propios vecinos, ante el silencio oficial.
Las denuncias no son “kirchneristas”, pero los acusados sí son macristas. A las pruebas nos remitimos para pedir respuestas, que no pedimos para la oposición, sino para todxs lxs chacabuquenses. Aunque teniendo en cuenta los antecedentes, aquel vidrio transparente que prometieron está, como siempre, polarizado, y las respuestas nunca llegan.