Vive plenamente, vive el presente

En la sociedad actual todo va rápido. La gente habla rápido, camina rápido, come rápido… Cuando se va rápido por la vida, se deja de prestar atención a ciertas cosas, momentos y situaciones. La mente humana divaga constantemente entre el pasado y el futuro sin prestar la suficiente atención al momento presente. Hay que ser consciente que la única situación real es la del presente.

El pasado ya está escrito, y el futuro lo escribimos en la acción presente, ya que el hoy mañana será pasado y dependiendo de la intensidad que se le ponga a dicha acción, el futuro será de una u otra forma.

Publicidad

El término piloto automático describe el estado mental en el que la persona actúa sin conciencia de las percepciones sensoriales ligadas al momento presente. Es decir, que realizamos cosas sin prestar atención a lo que se está haciendo. Esto realmente es útil, ya que es una capacidad que nos facilita enormemente la vida y nos permite hacer actividades rutinarias, que controlamos bien, mientras nuestros pensamientos ‘trabajan’ en otras cosas. Pero… ¿qué pasa si abusamos de este piloto automático? Pues que nos desconectamos de nuestra experiencia y ello tiene consecuencias:

– Perdemos conexión con la realidad.

– Cometemos errores.

Publicidad

– Nos desconectamos de las personas, faltando a la comunicación empática.

– Esta actitud mantiene a nuestro sistema nervioso funcionando a pleno rendimiento sin descanso, y por lo tanto tiene un impacto negativo sobre la salud mental y física.

Es de vital importancia saber que lo más importante en el momento presente es el momento presente. Cuando estamos con amigos, en el trabajo, con la familia, haciendo deporte… hay que disfrutar de esos momentos, dejando apartados los problemas que hayas podido tener el día anterior, y los trabajos que debes presentar mañana en la oficina. Debemos valorar y vivir con la exclusividad que merece cada segundo del día, cada acción, cada momento…


Desarrollar esta conciencia plena, al momento presente se puede practicar diariamente prestando atención de forma deliberada a las diferentes situaciones de la vida diaria. Además, se puede entrenar mediante prácticas como la meditación o yoga, que nos permiten generar momentos de pausa y conexión ayudando al cuerpo y a la mente a descansar y recuperarse.

Si pasas demasiado rápido por la vida, te perderás los mejores paisajes.

Mirá la entrevista completa:

Publicidad

Comentarios