Una canasta que cuesta llenar

Nueva columna de Felix Di Perna para Chacabuco en Red.

Esta semana el INDEC dio a conocer en su sitio web el informe técnico sobre condiciones de vida, tomando en cuenta 31 aglomerados urbanos. Un dato no menor, es que este ente es el mas representativo a la hora de realizar encuestas ya que tiene presencia en todo el territorio Nacional con una estructura capaz de realizar estadísticas complejas en cuanto al relevamiento de datos, algo mas que complicado para las consultoras privadas que realizan este tipo de informes debido al alto costo que representa la realización de las mismas.

Ahora bien lo que se se le discute a este Instituto que lleva adelante Todesca es la metodología utilizada para el desarrollo de las estadísticas y las mediciones de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT), las cuales miden el índice de Indigencia y Pobreza que hay en el país. La CBA está compuesta exclusivamente por alimentos y cantidades de cada uno de ellos, por ej 1,2kg de arroz, 1.7kg de fideos, 6,2kg de carne y así una lista de alimentos básicos e indispensables que consume una persona tipo en la Argentina. Para determinar la Canasta Básica Total (CBT) se amplía la CBA considerando los bienes y servicios no alimentarios que las familias contemplan en su vida cotidiana, pero los mismos no están detallados.

El costo de vida para no ser pobre o indigente se encareció en el último año entre 22,6 y 24,1 por ciento, según relevamientos oficiales y privados que dan cuenta que todavía se está lejos de la pauta inflacionaria del 17 por ciento para 2017. Para el Indec la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que se utiliza como línea de indigencia, aumentó un 24,1 por ciento en mayo respecto de igual mes del año anterior, mientras que la total (CBT) para medir la pobreza se elevó 23,9 por ciento.

Respecto al mes anterior ambas aumentaron en un 1,01 por ciento. Por su parte, el ente estadístico de la Ciudad de Buenos Aires informó para el mismo período un aumento interanual de 22,6 para la canasta alimentaria y de 23,5 para la total. No obstante, en el cotejo contra abril casi duplicó los valores del Indec: 1,9 por ciento en la CBA y 2,1 en la CBT.

A la hora de analizar estos datos, el INDEC diferencia los tipo de hogares y el dinero necesario para no ser indigente o pobre según la composición familiar, a saber:

  • Hogar 1: de tres miembros, compuesto por una jefa de 35 años, su hijo de 18 años y su madre de 61 años.
  • Hogar 2: de cuatro miembros, compuesto por un jefe varón de 35 años, su esposa de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años.
  • Hogar 3: de cinco miembros, constituido por un matrimonio (ambos de 30 años) y tres hijos de 5, 3 y 1 año.

En tal sentido la CBT, para el mes de Mayo de 2017 para cada uno de estos hogares fueron las siguientes:

  • Hogar 1: $ 11.675,75.-
  • Hogar 2: $ 14.665,88.-
  • Hogar 3: $ 15.425,28.-

¿Como interpretamos estos datos? Un matrimonio con 2 hijos de 6 y 8 años para no ser pobres, necesitan al menos $14.600 mensuales para cubrir sus necesidades alimentarias como así también todos los servicios extras, como salud, vivienda, educación, vestimenta, esparcimiento, servicios de luz, agua, gas, etc.

De este mismo informe se desprende que la población total de los 31 aglomerados es de 27.308.394 y está constituida en 8.874.330 hogares.

Los porcentajes del Gráfico 1 significan que, durante el segundo semestre de 2016, se encuentran por debajo de la Línea de Pobreza (LP) 1.906.215 hogares, los que incluyen 8.277.085 personas.

En ese conjunto, 401.122 hogares se encuentran, a su vez, bajo la Línea de Indigencia (LI), que incluyen a 1.657.221 personas indigentes.

Hay que tener en cuenta que esta ultima información es una foto al segundo semestre del 2016, estaremos esperando ansiosos el informe del primer semestre del 2017 y poder ver la evolución de estos datos teniendo en cuenta la suba de tarifas, inflación y el aumento del costo de vida para las familias argentinas.