Tengo chasquidos o Ruidos en mi ATM (pero no tengo dolor), ¿Me debo preocupar?

Nota de salud enviada por la odontóloga Julia Bergaglio.

“(…) mi dentista dijo que solo necesitaba realizar el tratamiento de la ATM si tuviera
dolor.”

Sin embargo la situación es más compleja que un simple si o no tengo dolor. ¿Por qué?
El dolor es uno de los síntomas de la disfunción de la ATM (Articulación
temporomandibular) Por lo general cuando alguien tiene chasquidos y no tiene “dolor”, lo
primero que preguntan es: ¿Qué tipo de dolor debe sentir una persona con disfunción de la
ATM?.

Por lo general, lo que ocurre es que las personas, ya sean pacientes o profesionales de la
salud, esperamos que haya dolor en la cara, la mandíbula o al masticar, pero estas no son
las únicas partes del cuerpo que se ven afectadas por una disfunción en la
ATM (articulación temporomandibular). Cuando el paciente dice que no tiene dolor, es muy
común que durante una entrevista rápida escuche quejas de dolor de cabeza (cefalea), que
suele ser justificado por alguna otra razón y ser tratado como una migraña o una cefalea
tensional. Otros síntomas que relatan los pacientes son dolor de cuello, fracturas
“espontaneas” de dientes o prótesis, abfracciones (pérdida de esmalte dentario próximo a
la encía que produce sensibilidad al frio, cepillado, etc.) e incluso síntomas auditivos como
taponamiento y plenitud del oído.

Si usted tiene chasquidos/ruidos articulares, existe una gran probabilidad de que tenga un proceso patológico en la actividad de su ATM

Obviamente, hay que hacer una cuidadosa evaluación, ya que estos síntomas pueden
deberse a problemas que no son de la ATM. Pero la realidad es que el chasquido/ruido
indica que existe una gran probabilidad que haya daños en el disco articular y los ligamentos de la ATM. El disco articular debe estar en relación directa con el cóndilo de la mandíbula durante todos sus movimientos (apertura, cierre, lateralidades). Estos chasquidos se producen cuando el disco se mueve fuera de sincronía con el cóndilo mandibular, la salida y volver al lugar, genera el sonido de clic, que caracteriza el chasquido.

El disco es una estructura que nos recuerda al menisco de la rodilla y, en cierto modo,
ambos poseen varias características en común. Es el disco quien impide que haya
contacto directo entre hueso y hueso, amortigua y distribuye las cargas masticatorias
dentro de la articulación y es también el responsable de esparcir el liquido sinovial, un tipo
de filtrado sanguíneo que lubrica y nutre todas las células de la superficie de la articulación
manteniéndola en perfecto estado de funcionamiento.

Con la lesión de los discos y ligamentos de la ATM, estas propiedades se pierden y
proporcionan la apariencia de un proceso degenerativo, por lo que los chasquidos no son
tan “inocentes” como pueden parecer y merecen una evaluación especifica, y esto hoy en
día es posible con el avance de la tecnología y las investigaciones diagnosticas de
los trastornos de la ATM.

Así que si tiene chasquidos es importante realizar una evaluación de tu ATM, aunque al
parecer no tenga dolor, así como otros síntomas, puede haber un proceso patológico en
curso que va a generar daños en el futuro.

Deja un comentario