Publicación pedida | Volver a fase 1: cuestión de vida o muerte

Escrito de María Eugenia La Rocca.

El coronavirus, ya ha dejado más de tres millones de muertes en todo el mundo. Este es un dato que deberían empezar a tener en cuenta los negacionistas; aquellos que descreen de la gravedad de la Pandemia que está atravesando nuestro planeta. Esos que siguen negando -quizá por ignorancia- que la transmisión del SARS-CoV-2 se produce mediante pequeñas gotas que se emiten al hablar, estornudar, toser o espirar; las que al ser despedidas por un portador (que puede no tener síntomas de la enfermedad o estar incubándola) pasan directamente a otra persona mediante la inhalación. Tampoco las 62.599 muertes acaecidas en nuestro país parecen ser suficientes para hacer entrar en razón a aquellos que anteponen cuestiones sociales y/o económicas a cuestiones de salud, a razones vitales. Una prueba de ello es la reacción de muchos argentinos que siguen decididos a salir a golpear sus cacerolas cada vez que el gobierno (Nacional, Provincial o Municipal) resuelva aumentar las restricciones impuestas a lo largo de la actual Pandemia.

Por lo visto, ni lo que sucede a nivel nacional ni provincial parece repercutir en las sociedades más reducidas. Y dada la complicadísima situación por la que está atravesando nuestra ciudad (Chacabuco), es menester hacer hincapié en ciertos detalles primordiales; aunque irrefutables, por pocos tenidos muy en cuenta:
– El Covid-19 es un virus mortal.
– Las secuelas de la enfermedad que está diezmando la población si bien son tratables, en muchos casos son reversibles pero a largo plazo.
– La transmisión comunitaria ha ido en aumento.
– Los asintomáticos portadores, contagian.
– Las vacunas no previenen ni curan dicha enfermedad: Sólo minimizan sus síntomas.
-Tanto el distanciamiento como el lavado de manos y el uso de barbijos, son recursos indispensables para evitar la propagación del virus.
– La variación de las edades de los contagiados es un hecho.
– Nadie está exento de contagiarse.
– Muchas personas que se han recuperado del SARS han desarrollado el síndrome de fatiga crónica.
– Aunque la COVID-19 se considera una enfermedad que primariamente afecta los pulmones, también puede dañar a muchos otros órganos. (Corazón/Cerebro y vasos sanguíneos).
– El colapso hospitalario puede evitarse.
– Nuestro Personal de Salud, lejos de estar relajado, está extenuado.

Una vez puntualizado esto cabe hacer algunas reflexiones: Ningún gobierno (Nacional, Provincial, Municipal) puede evitar ciertas actitudes individuales. Sí debería sancionarlas cuando dichas actitudes se convierten en perjudiciales para con el resto de la sociedad: si el uso de barbijo es de carácter obligatorio, se debería multar a los vecinos de Chacabuco que salgan a la calle libre de ellos. Tampoco se pueden evitar (como no se pudo la realización de recitales públicos), las reuniones clandestinas. Pero se pueden anular y sancionar…Es difícil entender el porqué, en tiempos tan dolorosamente complicados como los que estamos viviendo a nivel local, nuestro intendente no tome la determinación de volver a Fase 1 por una semana al menos; para descomprimir así el estado que estamos cursando a nivel sanitario, para colaborar con nuestro médicos y enfermeros y por sobre todas las cosas para preservar la Salud y la Vida de sus gobernados.

Viendo lo que está sucediendo en estos días, las muertes que seguimos lamentando, me permito transcribir textualmente un párrafo de un escrito que publiqué en Octubre del año pasado: “El Coronavirus es una enfermedad mortal. Es una enfermedad que en efecto deja secuelas, más aún: no se sabe todavía cuántas y cuán graves pueden ser”. El daño a todo nivel ya no se puede revertir. Sí, lo que podemos hacer es evitar más contagios y la única forma es retrocediendo de Fase. Aunque sea para frenar la actual situación, para evitar complicaciones sanitarias.

Pocos acá somos los que pensamos en el riesgo constante al que están expuestos los trabajadores de la salud. No hay conciencia cívica en nuestra ciudad. Carecemos de sentido comunitario. Por lo tanto, hoy se debería templar, morigerar nuevamente por unos días la actividad social . Le duela a quien le duela, le moleste a quien le moleste. Porque esa molestia, ese rechazo a tener que dejar de hacer ciertas cosas; esa indignación por no poder trabajar normalmente, ese fastidio por facturar mucho menos; esa bronca de no poder juntarnos con amigos… En resumen, esa sensación de no tener Derechos, no es nada comparada con el deterioro de por vida de nuestra salud. Cualquier inconveniente que vivamos hoy por volver a Fase1, por más desagradable y perjudicial que sea no es nada, no es absolutamente nada, comparado con la muerte de quien amamos ni con el posible fatal destino de nuestra vida.

María Eugenia La Rocca

3 Responder a “Publicación pedida | Volver a fase 1: cuestión de vida o muerte

  1. Totalmente de acuerdo!!! Los trabajadores de la salud necesitan de nuestro total y absoluto apoyo y compromiso, ya que ellos hace más de un año que lo vienen haciendo sin descanso por todos nosotros!!! Empatía y respeto para con todos ellos!!

  2. Todo correcto , estamos de acuerdo , pero hay gente que morira de hambre , y de otras emfermedsdes , x que no son atendidas ,el gobierno debe hacerse cargo tambien de esto , y vacunar ,no robarse las vacunas, , hicieron todo mal y rstamos pagando las consecuencias

Deja un comentario