La autopsia a Facundo Astudillo indicó que murió por asfixia por sumersión pero no pudo determinar si fue asesinado

El informe final del estudio fue entregado esta mañana a la jueza del caso en la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense

La autopsia realizada sobre los restos de Facundo Castro concluyó que el joven de 22 años muró por “asfixia por sumersión (ahogamiento)” , que los restos óseos “no presentaban lesiones de origen traumático” y que “no se observaron signos de participación de terceras personas sobre los restos estudiados “, informaron fuentes judiciales.

“Se trató de una muerte violenta, por no ser natural. El avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte , no pudiendo la ciencia forense determinar con rigor científico si se trató de uno u otro modo de muerte violenta: suicida, homicida o accidental “, detalla el informe de la autopsia, según un comunicado de prensa emitido por el juzgado federal 2 de Bahía Blanca, a cargo de la causa.

El informe de la autopsia lo recibió la jueza del caso, María Gabriela Marrón, en la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), en el barrio porteño de Núñez. Facundo Castro fue hallado sin vida en agosto pasado en la localidad bonaerense de General Daniel Cerri.

El comunicado oficial explica que: “El hecho de que la identificación de los géneros y especies de diatomeas halladas en la médula sean coincidentes con las recuperadas en muestras de agua y de sedimentos recogidos en el lugar del hallazgo de los restos es altamente indicativo de que se trata del medio en el cual se produce la muerte “.

Asimismo, determinó que “se trató de una muerte violenta, por no ser natural”, e informó que “e l avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte, no pudiendo la ciencia forense determinar con rigor científico si se trató de uno u otro modo de muerte violenta: suicida, homicida o accidental “.

Por otro lado, la autopsia concluyó que “los restos óseos estudiados no presentaban lesiones vitales, de origen traumático, ni otras antemortem (previas a la muerte)”, y probablemente no hay posibilidades de que el cuerpo haya estado en otro al que fue encontrado.

 El cuerpo hallado en este ambiente habría estado sujeto -además de la acción de animales carnívoros- a la fluctuación de agua por las mareas, la presencia de invertebrados (cangrejos) y aves, entre otros. Esta dinámica posiblemente generó el movimiento del cuerpo y la pérdida de las prendas de vestir “, detalló el informe de la autopsia.

El intervalo postmortem estimado, es decir el tiempo mínimo transcurrido entre la muerte y el hallazgo, sería no menor a 30 días determinados por tafonomía (acción del ambiente) y entomología (micro fauna asociada a los restos); siendo el tiempo máximo estimado del período transcurrido desde la muerte mayor, pero no pudiendo determinarse científicamente.

“Del estudio forense no surgen elementos que suponer que los restos humanos hayan estado en otro ambiente distinto al del hallazgo durante el intervalo postmortem consignado”, concluye el comunicado.

FUENTE: INFOCIELO

Deja un comentario