POLICIALES

Ayer se cumplieron 12 años del hallazgo de la familia “Pomar” a la vera de la Ruta 31

Estuvieron más de 20 días desaparecidos, después de haber sufrido un accidente.

El hecho ocurrió en noviembre del año 2009, cuando la familia Pomar, compuesta por Fernando y Gabriela, con sus hijas de tres y seis años, partieron desde José Mármol con destino a Pergamino. Durante ese trayecto, se les perdió el rastro y nunca llegaron a destino.

Publicidad

Casi un mes después, el 8 de diciembre, fue encontrado su auto, a metros de la Ruta 31. Tardaron 24 días en encontrarlos en uno de los operativos más escandalosos de los últimos años.

Entre la desaparición y el hallazgo de los cuerpos se dijeron muchas cosas. Se dijo que tenían problemas económicos y escapaban por las deudas. Se dijo que los habían secuestrado. Que él estaba en el negocio de la efedrina. Se dijo que los vieron en Chile, en Río Negro, en Ameghino, en Mendoza y en el patio de comidas de un shopping. Hablaron psicólogos, vecinos, periodistas y hasta videntes. Fueron todavía más los que opinaron cuando apareció la foto de Pomar en el peaje de Villa Espil. Se dijo que en el Duna rojo estaba solo, sin su familia, o que era obvio que pedía ayuda.

El padre de Fernando Pomar tenía casa sobre ese camino y ellos solían atravesarlo para llegar a Pergamino. La familia lo había dicho hasta el cansancio. Nadie escuchó. En el lugar donde el Fiat Duna rojo se despistó, ahora hay cuatro cruces y la gente deja patentes o gomas de camiones. Ayer se cumplen 12 años del hallazgo.

Publicidad
Publicidad

Comentarios