Esa frazada es corta…

Por Daniel Beade, Miembro Fundador Escuela Digital Humanista Modo Virtual.

Es inútil tratar de complacer a todo el mundo. Mejor es rodearse por quienes se complazcan en que uno sea lo que es.

Ciertamente no se puede contentar a todos.

Aun haciendo lo posible por conseguirlo, cómo desconocer que habrá algunos (o muchos) que no estarán de acuerdo, que de hecho se opondrán, que quizás se enojen declarándose ofendidos, excluidos o desoídos.

De alguna manera ni siquiera podemos satisfacer todas NUESTRAS necesidades de acción. Somos incapaces hasta de conformar a todas nuestras partes internas en cada decisión. Una parte de nosotros dice que sí; otra se opone y una tercera todavía nos susurra: Espera, no decidas todavía.

¡Y sí!,  esa frazada es corta…Si me tapo el pecho con ella se me enfrían los pies…si me tapo los pies me desabrigo el pecho…

Dicen que cuando una tarea es verdaderamente imposible (y sin lugar a dudas, querer satisfacer a todos pertenece a este grupo de desafíos), lo mejor será renunciar a la tal pretensión o reemplazarla por otra tarea que aunque difícil sea, al menos, posible. Como aquella supuesta Regla del Oso Idiota perteneciente al terapeuta y escritor Jorge Bucay.

En primer lugar, la o del oso señala:

  • ¿Usted quiere algo? OBTÉNGALO

Obtenga lo que usted quiere. ¡Vaya por eso! ¿Qué es lo que busca? “El amor de esa mujer… esta casa… ese trabajo…» ¡Vaya y obténgalo! ¡Haga todo lo que pueda para obtenerlo! Juéguese la vida, corra un riesgo, comprométase con su deseo. Muy bien… Pero uno puede darse cuenta de que es imposible obtenerlo que quiere. Y esto es muy cierto.

¿Qué dice la regla en segundo lugar?

  • ¿No puede obtener lo que quiere? SUSTITÚYALO

La regla del oso dice: ¿No lo puede Obtener? ¡Sustitúyalo! ¡Sustitúyalo por otra cosa! «Esta mujer no me quiere…» ¡Que lo quiera otra mujer! «Esta otra tampoco me quiere…» ¡Busque un marinero! ¡Cómprese un perro! «¡Ah… no! ¡Imposible sustituirlo! Porque como esta mujer no hay…”

  • ¿Qué nos dice la regla en tercera instancia? OLVÍDELO

¿No puede Obtener lo que quiere? Muy bien. ¿No lo puede Sustituir? Muy bien: ¡Olvídelo! «Ah no… Imposible…» ¿Cómo «Imposible»? Obtener no… Sustituir no… ¡Olvídelo! «No, doctor, ¡imposible olvidarlo!» Ahhh… Si no lo puede Obtener, no consigue Sustituirlo y no quiere Olvidarlo… La regla dice que usted… ¡es un idiota!

Alguien podría decir: «Bueno, yo no puedo decidir qué puedo olvidar.» Quizá NO. Pero con toda seguridad lo que puede es decidir NO olvidar y quedarse pegado a lo que cree imposible. Y eso es lo idiota de nuestra neurosis.

No se puede complacer a todos, y tampoco suele ser una buena idea guiarse por lo que quiere la mayoría. Parece más saludable renunciar a ese absurdo desafío y ser fiel a uno mismo. Buscar en todo caso y por este único camino la aprobación y complacencia de aquellos que se sienten satisfechos de que uno sea quien verdaderamente es.

Espero que sea útil. Les deseo un bello domingo y una muy feliz semana.

Un sentido abrazo,

Daniel Beade

Miembro Fundador Escuela Digital Humanista Modo Virtual

Modo Virtual. Un espacio para la reflexión y el acompañamiento mutuo – Compartir ideas, escucharnos y crecer juntos en comunidad. Únete a nuestro Grupo Virtual VIP para compartir todo lo que contribuya a acompañarnos como comunidad. Abrí el siguiente enlace para unirte a nuestra comunidad y entérate de todas nuestras actividades:

Nuestro teléfono de contacto:  11 3938 4595

¡Buscanos y seguinos en las redes sociales!

Facebook

Instagram

Deja un comentario