Es ley el cupo travesti-trans en la administración pública

Tiene que ser del 1 % de los empleados. El texto también brinda incentivos para la contratación en el sector privado y líneas de crédito preferencial para emprendimientos.

Tras más de dos horas de debate con emotivos discursos, el Senado convirtió en ley casi por unanimidad el proyecto que crea un cupo laboral del 1 % para personas travestis, transexuales y transgénero en la administración pública. Además, brinda incentivos para la contratación de este colectivo en el sector privado y líneas de crédito preferencial para sus emprendimientos.

La denominada Ley Diana Sacayán – Lohana Berkins, en honor a las ya fallecidas militantes por los derechos laborales de esta comunidad se aprobó por 55 votos afirmativos, 1 negativo (de Ernesto Martínez del PRO) y 6 abstenciones de Juntos por el Cambio(de Julio Cobos, Roberto Basualdo, Silvia Elías de Pérez, Laura Rodríguez Machado, Belén Tapia y Humberto Schiavoni).

Esta ley compensa un poco tanto dolor y desamparo sufrido durante décadas. Es una acción positiva de inclusión. Discutimos más que una ley de cupo, discutimos si este colectivo va a empezar a obtener los derechos que le corresponden”, señaló la senadora oficialista y presidenta de la Banca de la Mujer, Norma Durango, quien recordó el caso de Tehuel de La Torre quien desapareció buscando un trabajo.

La senadora Gladys González (PRO) sorprendió con un honesto discurso, en el que se mostró arrepentida de su voto en contra del matrimonio igualitario en 2010.

“Yo no entendía el matrimonio igualitario. Eso hizo que votara con una mirada parcial, condicionada, llena de prejuicios e ignorancia. Hoy no quiero que me pase lo mismo. Quiero votar viendo con mayúscula, reconocer y valorar al otro. No mirar para otro lado negando”, señaló.

A su vez respondió a las críticas de quienes creen que no se trata de una ley prioritaria ahora: “Quizás no es este el momento, ¿pero cuándo lo fue? ¿Cuánto tiempo más tiene que pasar para que tengan una vida digna? ¿Cuánta más violencia, sufrimiento y muerte?”, agregó.

A lo largo del debate se reiteró en varias oportunidades que la expectativa de vida de las personas travestis, transexuales y transgénero es de entre 35 y 41 años.

“El objetivo de esta ley es que esta población que ha sido invisibilizada por tanto tiempo pueda acceder a un trabajo digno que posibilite mejorar su calidad de vida“​, señaló Carlos Lovera, presidente de la comisión de Trabajo. Lovera y el radical Luis Naidenoff fueron los únicos oradores varones del debate, del que participaron 13 senadores.

“Cuando el Congreso trata la sanción de este tipo de leyes, que intentan dar una vuelta de página en una historia de discriminación de sectores vulnerables, siempre es un avance”, expresó el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio.

Hasta el momento, el cupo laboral travesti-trans fue establecido vía decreto por el presidente Alberto Fernández en 2020, pero el hecho de que se convierta en ley es un paso significativo para su consolidación.

La iniciativa fue impulsada por el Frente Orgullo y Lucha, la Liga LGBTIQ+ de las Provincias y la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina, junto con las diputadas Gabriela Estévez, Mónica Macha, Vanesa Siley y Cristina Álvarez Rodríguez.

En la tarde de este jueves, Alberto Fernández celebró la aprobación desde su cuenta de Twitter.

“Este logro es la continuación de los avances que hemos hecho con el decreto 721/2020 del Cupo Laboral Travesti Trans en el Sector Público Nacional”, escribió el Presidente.

Qué estipula la ley

– Que el Estado nacional, sus tres poderes, sus empresas y sociedades deben ocupar en una proporción no inferior al 1 % de la totalidad de su personal con personas travestis, transexuales y transgénero, en todas las modalidades de contratación.

– Aclara que esta disposición “en ningún caso debe implicar el cese de las relaciones laborales existentes al momento de su sanción”.

– Establece que el requisito de terminalidad educativa no es una traba para la contratación. Por lo contrario, se permitirá su ingreso con la condición de cursar los niveles educativos requeridos.

– Los antecedentes penales “irrelevantes” tampoco serán obstáculo considerando la particular situación de vulnerabilidad de este colectivo.

– Tendrán prioridad en las contrataciones del Estado aquellas empresas que cumplan con el cupo trans.

– Incentivos para el sector privado: las contribuciones patronales que se generan por la contratación de las personas beneficiarias de la ley podrán tomarse como pago a cuenta de impuestos nacionales por un año y, en el caso de micro y PyMEs, dos años.

– El Banco de la Nación promoverá líneas de crédito con tasa preferencial para emprendimientos productivos, comerciales y/o de servicios para travestis, transexuales y transgénero.

FUENTE: CLARIN

Deja un comentario