“El superávit financiero que presentó el departamento ejecutivo inválida cualquier argumento de escasez de recursos”

Publicación pedida por el trabajador municipal, Javier Volpini.

El empleado municipal debe conocer las razones por las cuales tiene derecho a percibir un aumento salarial mayor al que hoy se está discutiendo.

En primer lugar, es importante destacar que el superávit financiero que presentó el departamento ejecutivo inválida cualquier argumento de escasez de recursos. En otras palabras, en la negociación entre los representantes de los trabajadores y los funcionarios, no se puede decir que no hay dinero cuando hubo un sobrante de 115 millones de pesos.

Por otra parte, es injusto para un trabajador municipal proponer un aumento salarial de un 26% para los que menos perciben, cuando los funcionarios recibieron un aumento del 50% sin haberse expuesto como lo hicieron la mayoría de los trabajadores durante la pandemia.

Por si estos argumentos resultan insuficientes, la recomposición salarial que implica la dignidad de la familia municipal y no solo un resarcimiento económico, debe fundamentarse en la pérdida del poder adquisitivo real de los trabajadores frente al aumento de precios.

Según el INDEC, el aumento de precios entre 2019 y 2020 supero el 89% mientras que los salarios municipales solo aumentaron un 40% en dos años.

 ¿Cómo puede aumentarse un 50% a funcionarios en un mes y a un 26% a los empleados en un acumulado hasta noviembre?

En el entendimiento de que el único camino es la unidad de los trabajadores municipales, debemos procurar defenderlos frente al engaño y la injusticia.

En el año 2015 los trabajadores cobraban 800 dólares y alcanzaba para dos canastas básicas.

En el año 2020 cobran 250 al dólar oficial y 153 dólar blue. Con dos sueldos básicos no se llega a la canasta básica.

Recordemos la repercusión en la economía de nuestros jubilados que dependen de las paritarias municipales, donde el golpe económico que vienen sufriendo no es merecido a su trayectoria.

Si donde existe una necesidad, nace un derecho, hoy, en los trabajadores municipales, debería estar naciendo el derecho a qué todos, por los menos pudieran acceder a una canasta básica, a la que muchos, todavía, les queda bastante lejos.

Abrazo.

Javier Volpini

Deja un comentario