Del Spot a la realidad

Análisis y opinión de la marcha que se desarrolló anoche en Chacabuco.

Anoche se registró la primera marcha contra el gobierno local de Víctor Aiola. La otra marcha, que se había registrado de grandes proporciones contra el Gobierno, fue la que organizó la Mesa Sindical, aunque esa se centraba en consignas contra el presidente Mauricio Macri.

En ésta, muchos manifestantes identificaron como responsables políticos del crimen y de la situación de inseguridad que se vive en Chacabuco al secretario de Seguridad, Darío Ciminelli y al Intendente, Víctor Aiola. De hecho, la marcha finalizó, erróneamente, en la casa del Jefe Comunal.

Si bien es legitimo que el pueblo se exprese y le pida explicaciones al máximo responsable político de la ciudad, el ámbito no es su casa donde vive con su familia. También es cierto que Aiola no sólo no recibió a los vecinos en estos días, sino que no hizo apariciones públicas o algún tipo de declaración, cuando hace no menos de 3 videos por día por diferentes cuestiones.

Este es un punto interesante a tener en cuenta: la sobreexposición y la propagandización de absolutamente todo lo que se hace (hasta levantarse a la mañana para decir buen día) actuó como bumerang que terminó impactando en la cara de Aiola y Ciminelli.

Más de una vez hemos visto al secretario de Seguridad al estilo “Policías en Acción” dando cuenta de los trabajos que realizan desde el área que conduce y con declaraciones como “en Chacabuco bajó el delito” o “no le tenemos miedo a los delincuentes”. Eso es precisamente lo que se vuelve como un bumerang y lo que la gente cuestionaba en la manifestación.

Por otro lado, Aiola, desde que asumió dijo ser el comisario del pueblo y el responsable de la Policía, por eso la gente también le pidió explicaciones por lo ocurrido.

Otro dato de la marcha fue que en el momento que los manifestantes dejaban la comisaria convocando para ir a la casa del Intendente, un buen numero de vecinos dijo que no acompañaría ya que no compartían esa postura.

De hecho, durante nuestra transmisión en vivo comenzaron a verse mensajes contra los manifestantes sólo desde el momento que se hallaban frente a la casa del Jefe Comunal.

Hay algo claro: no se puede pedir justicia y seguridad desde la violencia. No se puede exigir paz social tirando piedras a la casa familiar de Aiola. Por más enojo que tengan o por más injusta que sea esta muerte, hay formas y formas. Que la familia no haya participado también es un dato importante.

Ahora el Gobierno Municipal tiene dos caminos: o utiliza los incidentes provocados por unos pocos para deslegitimar la marcha (como ha hecho tantas veces con otras marchas) o se centra en el pedido legítimo de un gran numero de vecinos que aseguran que viven con miedo, en un barrio en el que hubo varios hechos de inseguridad en las últimas semanas.

2 Responder a “Del Spot a la realidad

  1. Y siguen insistiendo , no se dan x vencidos .dejense de joder , queremos vivir en paz cosa que a mucbos los pone de mal humor, en la decada kagada no los vi nunca hacer lio y ahi si que habia motivos , uno era el khorreo y no los vi pidiendo lo robado

Deja un comentario