Crisis personales

Entrevista de Daniel Beade a Javier Iriondo.

A lo largo de la vida todos pasamos por momentos difíciles, dolorosas situaciones que nos ponen a prueba. Son momentos que nos pueden llevar al límite emocional, en los que dudamos si seremos capaces de superar dichas situaciones. Sin embargo, aunque en esos momentos de crisis lo veamos o nos sintamos así, se pueden transformar en oportunidades. 

A veces, cuando ya no tenemos nada que perder y todo que ganar, cuando podemos abandonar y darnos por vencidos o cuando no sepamos ni qué hacer, ni cómo salir de ahí, siempre existe la posibilidad de tomar la decisión de levantarnos con dignidad a pesar de los moretones. Dicho de otro modo: decidir comenzar de nuevo. Esa es la necesaria actitud para enfrentarnos a las dificultades.

Las mayores crisis no son las económicas, sino las crisis de esperanza, de confianza y de ilusión. Sin estos elementos el ser humano tiende a abandonarse por las bajas expectativas y la falta de fe en el futuro. Por eso tenemos que sembrar mucho, tenemos que crecer, aprender, leer más, prepararnos para renovarnos, porque eso es lo que hace que aumente nuestra confianza, la fe en uno mismo y de esta manera en el futuro.

Nos han «preparado» para tener una profesión, un futuro planificado, para una era más estable y segura, y esa expectativa de seguridad se ha derrumbado. Ese mundo ya no existe y la incertidumbre, la falta de seguridad, la preocupación sobre el futuro es como una sombra que nos amenaza a lo largo de nuestra vida.

¿Puedo sentirme mejor en las circunstancias actuales?

Desde luego que sí, porque una cosa es tener una crisis y otra es vivir en estado de crisis. Una cosa es lo que pasa ahí afuera y otra es lo que pasa en nuestro interior, y eso es en lo que tenemos que centrarnos; en aquello sobre lo que sí tenemos influencia, que es en nosotros mismos, en nuestras emociones, en nuestro enfoque, en aquello hacia lo que dirigimos la atención para recuperar el control.

Tras 27 injustos años en prisión, Mandela fue por fin liberado a los 72 años. En una de sus numerosas entrevistas fue preguntado sobre cómo había sobrevivido a esos 27 años de cárcel. “¡Yo no he sobrevivido a 27 años de cárcel! Yo me he preparado durante 27 años para este momento.”

 Lección: Aprovecha el tiempo, estudia, prepárate y céntrate en lo que depende de ti.

El primer objetivo debe ser diseñar un escenario hacia el que dirigirnos, crear una visión que realmente merezca la pena, diseñar esa posibilidad, una visión inspiradora hacia la cual dirigirnos y por la cual estemos dispuestos a sacrificarnos. Un escenario futuro que tenemos que valorar y desear ardientemente para salir de la situación presente en la que estamos.

Por eso necesitamos algo muy por encima de nosotros mismos, un enorme porqué, como afirma Simon Sinek, algo que nos ayude a salir de nosotros mismos, algo a lo que aspirar y que realmente merezca la pena; necesitamos esa visión de un destino merecedor, ese algo que justifique el dolor, los problemas o por momentos la desesperación, ese algo que justifique el sacrificio, y esa visión que nos aporta una vida con más sentido y propósito.

En ocasiones parece que estamos esperando a que todo mejore ahí fuera, a que pase la crisis, a que la sociedad por fin cambie, a que todo mejore para que yo pueda por fin estar mejor dentro de mi.

¿Y que te parece si primero miramos dentro de nosotros e intentamos mejorar en vez de estar esperando a que todo cambien ahí fuera?

Mirá la entrevista completa:

Deja un comentario